Carrito

Close

No hay productos en el carrito.

ALGODÓN ORGÁNICO VS ALGODÓN TRADICIONAL

Cada vez más, escuchamos hablar de Moda Sostenible o Slow Fashion y de prendas hechas con algodón orgánico. Pero, ¿qué es el algodón orgánico?, ¿en qué se diferencia del algodón convencional?. Para entenderlo, es importante saber que hay distintos tipos de algodón, y sobre todo, es necesario entender el impacto medioambiental del algodón convencional.

Como podéis ver en los datos sobre el impacto del algodón, no solo es intensivo en pesticidas, insecticidas y tierra, sino que consume niveles excesivos de agua y energía. Producir 1Kg de algodón (unos vaqueros) supone el consumo de entre 11.000 y 17.000 litros de agua. Una simple camiseta, alrededor de 2.700 litros (lo que bebe una persona en dos años y medio)(Fuente). Tal es el impacto medioambiental del algodón, que cada vez son más los productores textiles que han empezado a utilizar alternativas, entre ellas el algodón orgánico.

El algodón orgánico proviene de la agricultura ecológica certificada. Esto es muy importante, ya que estos certificados garantizan su procedencia y suponen transparencia en los procesos productivos. En lo que se refiere al cultivo, esto supone que: las semillas no sean transgénicas; que no se utilicen pesticidas, ni insecticidas, ni químicos; que se roten los cultivos para mantener la salud de la tierra y sus nutrientes; y que la recolecta es manual, entre otras cosas.

Todo ello supone una mejora en la biodiversidad de la tierra cultivada. Esta no se explota como en los monocultivos del algodón convencional, mejorando así la calidad del algodón y el proceso de hilatura. También implica que los agricultores no tengan que tener contacto con tóxicos perjudiciales para su salud, ya que muchas veces, no suelen disponer de los recursos necesarios para protegerse mientras los aplican. Recordemos que el 99% de los agricultores de algodón viven en países en vías de desarrollo y 1 de cada 3 trabaja en India (Fuente).

Aunque esté en auge, el algodón orgánico, solamente supone al rededor del 0,7% de la producción de algodón a nivel global (Fuente). Los mayores productores son India, Tanzania, Turquía, China y Estados Unidos.

Lo que es realmente interesante, es ver como el algodón orgánico suele ser una iniciativa local. Normalmente, estas inciativas ayuda a las comunidades productoras, mejorando sus actividades económicas y procurando tener un impacto positivo. Esto es claramente visible en los certificados que suelen tener las prendas hechas con este tipo de materia. No solo se refieren al algodón, sino también cuentan con certificados de asociaciones, ONGs o colectivos que tratan de mejorar la vida de los trabajadores, tanto en el cultivo como en la producción.

Todo esto es importante para entender que hay que darle valor al tipo de algodón con el que se ha producido la prenda que pensamos a adquirir. El uso de pesticidas, insecticidas y químicos en el cultivo del algodón tradicional, termina en las camisetas, jerseys y pantalones que vestimos. El impacto que estos químicos pueden tener al entrar en contacto con nuestra piel puede ser perjudicial a largo plazo. Y no solo eso, el comprar una camiseta de algodón orgánico, es ayudar: a que el cultivo se haga de una forma más consciente, a proteger la tierra, a entender que los recursos como el agua no son para desperdiciarlos y a que los agricultores no tengan que exponerse a tóxicos para sobrevivir.

En definitiva, al igual que miramos el precio de la prenda, deberíamos de mirar su composición y sus certificados, ya que siendo un gesto pequeño que no cuesta nada, puede tener un gran impacto.

 

Nota: Puedes conocer más datos en el apartado llamado “La Industria Textil en Datos” dentro de la sección de IMPACTO POSITIVO.

Escrito por Mikel Izurieta.

Comentarios

  1. Pingback: 4 documentales imprescindibles que te harán cambiar tu visión de la moda - T-WILD Clothing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *